La Ciguapa - Mujer con los pies al revés

Version en EspañolEnglish Version

La verdadera historia de la mujer con los pies al revés

Durante más de un siglo, se han contado cuentos de una criatura que habita en las sombras de las regiones montañosas de la República Dominicana. Una mujer salvaje con cabello largo y oscuro y los pies al revés. La cual caza los campesinos solitarios mientras cosechan el cacao, o el aspirante a aventurero en busca de nuevas rutas. Este cuento de una criatura aterradora que se alimenta de la carne y las almas de los hombres se usa para asustar a los niños para que no andén solos a los cacaos.

Ramon Oviedo: Ciguapa Dormida, 1988, 19.5 x 23.5 pulgadas, Mixta sobre lienzo

Los que sobreviven han descrito una quietud en el área, como si las aves, los insectos y los animales terrestres se hubieran asustado. Seguido de suaves susurros y aullidos que fluyeron con la brisa y resonaron a través de los toldos. El llamado te atrae de todas partes hasta que la criatura finalmente se revela. Una criatura amable, no más alto que un metro, pero con una "armonía en todos sus músculos y extremidades". Ojos grandes, oscuros y encantadores. Cabello negro como la medianoche, que brilla con la luz de la luna. Grueso y largo su cabello, le cubre su cuerpo hasta el tobillo.

Esta es la leyenda de La Ciguapa. Una criatura del folklore dominicano que hoy todavía se cuenta junto a la cama de muchos niños. Tal es su popularidad, que muchos, especialmente en los campos del país, todavía afirman que la ciguapa es real. La más venerada (y aterrador) de los cuentos de la ciguapa, describe a un demonio que vive en cuevas profundas y atrae a los hombres solitarios con su belleza y sensualidad. Atrapando a la víctima con una mirada hipnótica, guiándolos a su cueva donde los consume hasta los huesos, o los atrapa para siempre para sus placeres carnales.

Pero también hay una historia que describe una criatura tímida que desaparece rápidamente si sienten a la gente. Una niña solitaria que duerme en las copas de los árboles y se alimenta de frutas, pájaros, peces y otros animales pequeños. Una criatura que se dice que es descendiente de una raza de gente pequeña que vivía dentro de estas montañas mucho antes de que los primeros indígenos cruzaran a las Antillas. Esta es la historia que introdujo por primera vez la leyenda de las ciguapas en la República Dominicana, en una novela de Francisco Guridi, publicada por primera vez en 1866.

Cabe señalar que, algunos datos afirman que la ciguapa es una leyenda con orígenes en la mitología Taína. Pero según la socióloga Ginetta Candelario, "la ciguapa no es una leyenda de origen Taína anterior a la colonización española de la isla". Lo que hace que el cuento de Guridi sea la primera introducción del personaje al folklore dominicano.

Francisco Javier Angulo Guridi (Santo Domingo, 3 de diciembre de 1816 - San Pedro de Macorís, 7 de diciembre de 1884), fue poeta, novelista, ensayista y dramaturgo. Educado en el Colegio Real de San Fernando, de La Habana, donde vivió desde muy joven (1822-1853), y donde fundó un periódico llamado "La Prensa" en 1836. En 1843, publicó su primera colección de poemas, "Ensayos poéticos". Regresó a su natal Santo Domingo en 1853, regresando a La Habana un año después, donde publicó su novela "La fantasma de Higüey", en 1857. Guridi regresó a Republica Dominicana y se estableció en Santiago de los Caballeros en 1860, donde lanzó un periódico local, y en 1866 publicó varios cuentos, entre ellos La Ciguapa.

En su cuento, Guridi narra el personaje principal de la siguiente manera:

"Se dice que desde antes del Descubrimiento de esta Isla existe una raza cuya residencia ha sido siempre el corazón de estas montañas; pero que se conserva en toda su pureza, durmiendo en las coronas de los cedros, y alimentándose de los peces de los ríos, de pájaros y frutas. La Ciguapa, que tal es el nombre con que se conoce, es una criatura que sólo levanta una vara de talla: sin que por tanto se crea que en sus proporciones hay la deformidad de los llamados enanos en Europa, y aún en otros puntos de la América. Lejos de eso, existe una exacta armonía en todos sus músculos y miembros, una belleza maravillosa en su rostro, y una agilidad en sus movimientos tan llenos de espontaneidad y de gracia que deja absorto al que la ve. Tiene la piel dorada del verdadero indio, los ojos negros y rasgados, el pelo suave, lustroso y abundante, rodando el de la hembra por sus bellísimas espaldas hasta la misma pantorrilla. La Ciguapa no tiene otro lenguaje que el aullido, y corre como una liebre por las sierras, o salta como un pájaro por las ramas de los árboles tan luego como descubre a otro ser distinto de su raza; porque es sumamente tímida e inofensiva al mismo tiempo. En general se le atribuye una sensibilidad sin ejemplo, y se añade que habiéndola capturado algunas veces por medio de trampas abiertas en los bosques, se le ha visto morir a pocas horas de dolor, anegada en su mismo llanto; pero sin exhalar una sola queja ni menos revelar indignación."

—Francisco Guridi, La Ciguapa (1866)

En el cuento de Guridi, una pareja bajó al río a buscar agua y fueron sorprendido por un ciguapo. Tres días después del encuentro, la joven que había visto la ciguapa muere. En esta narración, la ciguapa no es un demonio carnívoro que puede hipnotizar a su víctima. Es una criatura tímida que es consumido por los celos cuando se encuentra con una persona del sexo opuesto. Estos celos crean una conexión (ciguapo con mujer, ciguapa con hombre) que luego conduce a la muerte de los dos seres conectados.

"Sus celos terminan con la muerte, y es en este sentimiento tan intolerante y egoísta, que el cuadro de dos seres que se aman y acarician le arranca gritos de desolación que sólo se apagan en el sepulcro. Pero no es esto lo más admirable, sino que cuando es hembra la Ciguapa que sorprende esos coloquios, muere a la misma hora que ella el joven enamorado, y cuando es varón muere la amante como murió mi pobre Marcelina"

—Francisco Guridi, La Ciguapa (1866)

Ese es el escenario básico en el cuento de Guridi. Un relato muy diferente de lo que hoy es un cuento de una criatura aterradora con los pies al revés. Y aunque los pies al revés se consideran la característica más definitoria de la ciguapa, Guridi nunca describe a su personaje como teniendo los pies al revés en su novela original.

La Ciguapa en el Arte Dominicano

Ciguapa, dibujo de Felix Esteban
Ciguapa
Pasteles sobre papel de Felix Esteban Rosario.
Ciguapa, pintura de Jaime Colson
Baquiní y la ciguapa del Camú
C. 1949, Gouache sobre papel de Jaime Colson. Coleccion Museo Bellapart.
Ciguapa, escultura de Ramon Oviedo
Agua, aire, tierra y La ciguapa
Escultura en bronze de Ramon Oviedo.
Ciguapa, pintura de Jose Levy
La Poza de las Cigüapas
C. 2015. Mixta sobre tela de Jose Levy.
Ciguapa pintura de Leony Paulino
Ciguapa en reposo
C. 2021. Lapiz sobre papel de Leony Paulino.

Los pies al revés de ciguapas, es una característica adaptada que tiene una larga historia en relatos de fantasmas que son contados en otras partes del mundo. En la mitología hindú, los Bhoots (masculino) y Churels (femenino), son fantasmas que pueden tomar forma humana y solo pueden ser reconocidos por sus pies al revés. En muchos otros mitos mundiales, los personajes fantasmales y las criaturas que habitan en el bosque a veces se han descrito con características extrañas, como pies al revés, cabezas giratorias o alguna otra extraña anomalía física. Características que generalmente revelarían al fantasma o criatura como no humano.

Esta práctica de tomar prestados elementos de cuentos antiguos para implementarlos en cuentos nuevos es muy común en la literatura. Cuando comparamos los cuentos contados hoy con el original de Guridi, podemos llegar a la conclusión de que el cuento moderno de la ciguapa ha adaptado muchos elementos de otros cuentos populares, como las ninfas, elfos, fantasmas, brujas y especialmente el súcubo.

Los cuentos del súcubo, un demonio femenino que toma forma humana y seduce a los hombres, se pueden encontrar en variaciones en todo el mundo. Un origen de la leyenda del súcubo se remonta al Segundo Alfabeto de Ben Sirach, y la historia de Lilith, la primera esposa de Adán.

Lilith, a diferencia de Eva, fue creada de la tierra, al igual que Adán. Pero a diferencia de Adán y Eva, Adán y Lilith eran más comparables a las parejas modernas. Lilith se consideraba igual a Adán y exigía el mismo trato.

"... Ella dijo: 'No me acostaré debajo', y él dijo: 'No me acostaré debajo de ti, sino solo encima. Porque solo debes estar en la posición inferior, mientras que yo debo estar en la superior. Lilith respondió: 'Somos iguales entre nosotros en la medida en que ambos fuimos creados de la tierra.”

—The Story of Lilith, The Alphabet of ben Sira Question #5 (23a-b)

Esta historia de Lilith termina con ella convirtiéndose en un demonio que causa enfermedades a los bebés varones durante ocho días después de su nacimiento. Esta historia eventualmente se convierte en relatos de espíritus vengativos que cazan y matan a hombres solitarios. Al igual que con la ciguapa, que evolucionó de una criatura tímida cuya naturaleza misma crea un vínculo fatal, a una criatura aterradora con una deformidad sorprendente que caza y mata a hombres solitarios.

Al igual que la ciguapa y el súcubo, las historias de espíritus vengativos y criaturas femeninas que matan a hombres solitarios se han convertido en cuentos populares adaptados en diferentes variaciones, según la región.

La Sihuanaba, un demonio que puede cambiar de forma a voluntad, es una cuento común contado en países de Centro y Sur América. Al igual que las ciguapas, las Sihuanabas también son conocidas por su belleza y cabello largo. Los hombres solitarios, desafortunados a encontrarse con una Sihuanaba, son atraídos a seguir a una mujer que se ríe. Cuando la Sihuanaba finalmente se da vuelta, revela que su cara es una calavera o la cabeza de un caballo.

La Sayona es "el espíritu vengativo de una mujer que persigue a los hombres que tienen relaciones amorosas fuera de sus matrimonios". Otra variación de La Sayona es La Llorona. Esta leyenda también prevalece en las América, pero se usa para asustar a los niños que se portan mal. La historia de "La Llorona" probablemente se desarrolló a partir de La Lamia, un demonio de la mitología griega que come niños.

Estas similitudes recurrentes, como la venganza, las características llamativas, la naturaleza sexual y que solo aparecen cuando alguien está solo, son temas comunes que se encuentran en los relatos alrededor del mundo. Pero como muchos de estos cuentos populares, hay algo de verdad en los temas más llamativos de La Ciguapa.

El personaje de Guridi tiene muchas similitudes con los pueblos pigmeos de África y otras regiones, que se encuentran principalmente viviendo cerca de selvas y áreas boscosas, y cuya altura promedio es "generalmente menos de 150 cm (4 pies 11 pulgadas) de altura".

Con respecto a los los pies al revés, esta puede ser una característica inspirada en una condición muy común llamada talipes equinovarus. También conocido como pie equinovaro. Es una "condición en la que el pie o los pies de un recién nacido parecen estar rotados internamente en el tobillo ... En casos graves, el pie puede verse como si estuviera al revés". Si no se trata, los pies pueden finalmente aplanarse y parecer que giran por completo como si la persona hubiera nacido con los los pies al revés.

La inspiración para los pies al revés también podría provenir de la condición Genu recurvatum, "una deformidad en la articulación de la rodilla, por lo que la rodilla se dobla hacia atrás. En esta deformidad, la extensión excesiva se produce en la articulación femorotibial. Genu recurvatum es también llamado hiperextensión de la rodilla y la rodilla hacia atrás."

Esta explicación del origen de este personaje mítico no pretende disminuir la importancia de este cuento popular en la cultura dominicana. Su objetivo es informar al lector de la conexión histórica que la ciguapa comparte con otros mitos importantes del mundo. E independientemente de su opinión sobre la leyenda de una mujer salvaje con cabello largo y pies al revés, folklore o verdadero, la Ciguapa sigue siendo un ícono importante en la cultura dominicana.

Esta publicación se actualizó el 2 de Abril de 2022.