Rafael Díaz Niese (Puerto Plata, 1897 – 1950)

"No aparece en la historia del arte nacional, ni en el pasado ni en el presente, un dominicano tan culto y decisivo como era R afael Díaz Niese: médico de profesión, pintor por vocación y crítico de arte..."
— Danilo de los Santos (Puerto Plata, b. 1943-2018), Memoria de la Pintura Dominicana, 2003

Selección de obras de arte en honor a Rafael Díaz Niese, por artistas dominicanos.

Diaz Niese de Celeste Woss y Gil, 1942
Retrato de Diaz Niese, de Celeste Woss y Gil (Santo Domingo, 1891 - 1985)
Fecha: 1942. Óleo sobre tela. 58.3 x 47 cms. Col. Clara Díaz Niese.
Díaz Niese y esposa, pintura de Jaime Colson, 1949
Retrato de Díaz Niese y esposa, de Jaime Colson (Puerto Plata, 1901 – 1975)
Fecha: 1949. Óleo sobre lienzo. 102 x 76 cm. Col. Museo Bellapart.
Pintura de Jaime Colson, 1939
Retrato de Diaz Niese de Jaime Colson (Puerto Plata, 1901 – 1975)
Fecha: 1939. Óleo sobre tela. 72.5 x 57.5 cms. Col. Museo Bellapart.
Pintura de Yoryi Morel
Retrato de Diaz Niese, de Yoryi Morel (Santiago, 1906 – 1979)
Sin fecha. Óleo sobre cartón. 66.5 x 54 cms. Col. Museo Bellapart.
Pintura de Jaime Colson, 1933
Pintura de Jaime Colson (Puerto Plata, 1901 – 1975)
Fecha: 1933. Óleo sobre cartón. 59 x 50 cms. Col. Clara Rodríguez Demorizi.
Pintura de Darío Suro, 1947
Pintura de Darío Suro (La Vega, 1917 – 1997)
Fecha: 1947. Óleo sobre tela. 142 x 122 cms. Col. Museo Bellapart.

Rafael Díaz Niese (1 de mayo de 1897 – 14 de marzo del 1950), "nació en Puerto Plata, hijo de Rafael Díaz, dominicano, y Dolores Niese, alemana. Realizó sus primeros estudios en Santiago y muy joven se trasladó a España, donde recibió clases de pintura en Barcelona y Madrid. Luego se graduó doctor en Medicina y en Filosofía en la Universidad de La Sorbona, de París, Francia, con especialidad en psiquiatría... A él se deben el impulso y el desarrollo artístico-cultural dominicano por la labor desplegada desde la Dirección Nacional de Bellas Artes, de la que fue director desde su fundación en 1940 hasta su muerte (14 de marzo del 1950), y las ideas para la creación del Conservatorio Nacional de Música y Declamación, la Escuela Elemental de Música, así como de centros de música en toda la República. Tuvo a su cargo la cátedra de Historia del Arte en la Universidad de Santo Domingo al tiempo que escribía en La Nación, La Opinión, El Caribe y los Cuadernos Dominicanos de Cultura sobre arqueología, música, arquitectura colonial, filosofía y viajes."