Dionisio Pichardo Pintor Dominicano

Hacia el inicio de la década de 1950, Dionisio Pichardo se encontraba en Santo Domingo. Decidido a asumir la vida artística. Después de emprender estudios por su propia cuenta, completa su formación en la ENBA. Jaime Colson es su orientador y de esta orientación surge el artista que desprecia lo pintoresco para preocuparse por los verdaderos problemas de la pintura.
— Manuel Valldeperes, El Caribe, 18 de diciembre de 1965.

Ritos de Voudú

Ritos de Voudú , pintura de Dionisio Pichardo
  • Fecha: 1975
  • Técnica: Óleo sobre tela
  • Tamaño: 59.5 x 69.5 cms
  • Colección: Banco Central de la Rep. Dom.

Mujeres y paisaje

Mujeres y paisaje, pintura de Dionisio Pichardo
  • Fecha: 1960
  • Técnica: Óleo sobre tela
  • Tamaño: 77 x 128 cms
  • Colección: Museo de Arte Moderno de Santo Domingo

Abstracción

Abstracción, pintura de Dioniso Pichardo
  • Fecha: 1976
  • Técnica: Mixta sobre papel
  • Tamaño: 26 x 37 cms
  • Colección: Centro de Arte Ceballos Estrella

Músicos

Músicos, dibujos de Dionisio Pichardo
  • Fecha: 1966
  • Técnica: MIxta sobre papel
  • Tamaño: 54 x 37 cms
  • Colección: Centro Cultural Eduardo León Jimenes

Dionisio Rodriguez Pichardo (1929-2010) nació en La Vega, República Dominicana, el 31 de octubre de 1929. Hizo sus estudios de Bellas Artes en la Escuela Nacional de Bellas Arte de Santo Domingo. "Su estilo pertenece a la escuela mayor dominicana, el expresionismo, aunque matizado de surrealismo fantástico y de atmosfera secreta. Salvo esporádicas apariciones en colectivas, ha dejado de exponer pese a las solicitudes del medio artístico, debido a la edad y precariedad de su salud. Dedicó parte de su tiempo a la restauración de obras de arte."

Fotografia de Dionisio Pichardo

[Dioniso Pichardo] realmente nació para ser astrónomo. Pero no es fácil ese sueño si se nace en un campo del Tercer Mundo, donde lo que mejor se hace es beber ron... Tuvo que hacerse por su propio esfuerzo. Desde muy pequeño sacó provecho a su habilidad con el dibujo. En la escuela, cuando tomaba esa clase, se ganaba entre 5 y 6 pesos por hacer el trabajo de los demás niños. Corrían los años treinta. En esa época una familia completa comía con 20 centavos... Dionisio recuerda con nostalgia aquellos tiempos de rígida disciplina, en la que su tía y su abuela, nacidas en Barcelona y de sangre judía, le enseñaron a lavar y a planchar su ropa, a fregar los pisos y a ser un hombre de trabajo... Fue allá en Salcedo, viviendo con su tía Francisca R. Molins en una casa grande de madera, donde hizo amistad con los gatos. En una extensión de dos mil metros de patio vivían decenas de felinos. Desayunaba con ellos y desde que llegaba de la escuela se internaba en el patio a jugar con sus amigos. Entonces todo era trepar por los árboles, cazar y defenderlos de la caza mejor que perros.
— Isaolim Mieses, Listín Diario, 30 de noviembre de 1992.