Carmen Herrera: Artista Abstracta y Minimalista Nacida en Cuba

Carmen Herrera, una pintora abstracta, escultora y minimalista nacida en Cuba, dejó una marca profunda en su generación de artistas. A pesar de siete décadas de creación artística, sus notables contribuciones solo fueron reconocidas relativamente tarde en su vida.

Nacida en La Habana, Cuba, el 30 de mayo de 1915, Herrera fue la menor de siete hermanos. Sus años formativos estuvieron inmersos en las artes y la literatura. Bajo la tutela del renombrado artista Federico Edelmann y Pinto, Herrera, junto a su hermano Addison, aprendió las bellas artes de la escultura clásica, el dibujo académico y la necesaria disciplina requerida en las artes. Como feminista autoproclamada desde temprana edad, expresó un sentido de superioridad sobre sus hermanos. Junto a sus esfuerzos artísticos, continuó su educación formal en una escuela católica local en La Habana y más tarde en la Escuela Marymount en París, donde se enamoró del vibrante escenario cultural de la ciudad, enriqueciendo su comprensión de la historia del arte y el idioma francés.

Al regresar a La Habana en 1931, continuó sus estudios en el club femenino Lyceum. Fue aquí, durante la Guerra Civil Española en 1936, que fue expuesta a la difícil situación de la comunidad judía a través de las conferencias impartidas por artistas que buscaban refugio en Cuba. Esto encendió su deseo de crear "obra de protesta", la primera de las cuales fue una escultura de madera tallada llamada "Cristo", exhibida en La Habana en la Primera Exposición al Aire Libre de Pintura y Escultura.

Sin embargo, su educación artística en Cuba fue frecuentemente interrumpida debido a la turbulencia política. En consecuencia, optó por estudiar arquitectura en la Universidad de La Habana en 1938. Aunque apreciaba la estructura de la arquitectura, era consciente de la naturaleza competitiva y los desafíos que las mujeres enfrentaban en este campo. Durante este período, conoció a su futuro esposo, Jesse Loewenthal, un profesor estadounidense presentado por su hermano Addison. Tras su matrimonio en 1939, se trasladaron a Nueva York, donde se sintió desilusionada por la falta de aceptación del arte moderno en los museos locales. Sin embargo, encontró inspiración en las obras de los artistas estadounidenses Stuart Davis y Georgia O'Keeffe.

Después de estudiar en privado con el pintor australiano Samuel Brecher en la Asociación Hebrea de Jóvenes Hombres, recibió una beca para asistir a la Liga de Estudiantes de Arte. Aquí, cambió su enfoque de la escultura y la talla en madera a la pintura debido al alto costo de su preferida madera de caoba en Nueva York.

Su búsqueda de una comunidad creativa la llevó a explorar el grabado en el Museo de Brooklyn en 1943 después de abandonar la liga. Sin embargo, se sintió marginada cuando sus contemporáneos de La Habana fueron destacados en la exposición de Pintores Cubanos Modernos del Museo de Arte Moderno. Ella se trasladó a París con su esposo en busca de inspiración artística y comenzó a experimentar con el arte abstracto y materiales únicos. Una exhibición individual en 1950 en su antiguo centro de estudio, el Lyceum en Cuba, dejó a su público perplejo debido a la naturaleza abstracta de su arte.

De vuelta en París, Herrera se adentró más en el arte abstracto, creando una serie de innovadoras pinturas en blanco y negro que presentaban líneas geométricas en múltiples lienzos. A pesar de la naturaleza revolucionaria de su trabajo, sus innovaciones permanecieron sin reconocimiento. Al regresar a Nueva York, enfrentó un desprecio similar, y su lucha por encontrar una galería para exhibir su trabajo continuó. Siendo una mujer latina pintando en un estilo novedoso, sintió que estaba en desventaja. Sin embargo, a la edad de 89 años, finalmente vendió su primera pintura. Desde entonces, su obra ha sido presentada en museos renombrados como el Whitney, el Museo de Arte Moderno, el Walker Art Center, el Hirshhorn Museum and Sculpture Garden y el Boston Museum of Fine Arts. En 2019, el Public Art Fund exhibió sus esculturas en el City Hall Park de Nueva York.

A lo largo de su carrera, Herrera continuó creando, permaneciendo activa en su estudio casi todos los días incluso a la edad de 104 años.

El viaje de Herrera terminó el 12 de febrero de 2022, cuando falleció en su casa de Nueva York a la edad de 106 años. Sin embargo, su legado como artista pionera continúa inspirando e influenciando. A pesar de su reconocimiento tardío, dejó una huella notable en el mundo del arte, habiendo labrado su camino contra las normas sociales, convirtiéndose en una inspiración para otros artistas y subrayando el valor de la perseverancia y la creencia en el propio oficio.

  • Estructura sin título (Amarillo) (1966/2016): parte de la colección de la Galería Nacional de Arte.
  • Sin título, 2013, Galería Nacional de Arte, Washington.
  • Equilibrium, 2012, The Metropolitan Museum of Art, en Nueva York.

Explorar por Países